viernes, 19 de junio de 2015

Racismo y armas en Estados Unidos de América



Es indudable que, entre los muchos problemas que tiene la sociedad yanki (a la que solemos intentar imitar de forma enfermiza) hay dos que destacan sobre los demás: la venta incontrolada de armamento y el racismo.

Cualquiera que tenga dos dedos de frente es capaz de comprender la sencilla relación causa efecto: Si hasta en el Super puedes echar un subfusil al carrito de la compra, y los campos de tiro se han convertido en espacios de recreo familiar los fines de semana (como quien va al cine, o a la bolera)... lo lógico es que, cuando a algún psicópata o a algún racista se le vaya la pinza, haya una matanza como la de Carolina del Sur.

Cómo estará la cosa, para que Obama (que tampoco es santo de mi devoción) haya afirmado en un discurso ante sus ciudadanos que estas tragedias no ocurren en otros países desarrollados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario